jueves, 22 de noviembre de 2012

Rodchenko y el constructivismo ruso


 












 Alexandr Mijáilovich Ródchenko (En ruso: Александр Михайлович Родченкo), nació en San Petesburgo en 1891, y falleció en Moscú en 1956.
Rodchenko inició sus estudios y su actividad como pintor, pero a lo largo de su vida realizó fotografías, collages, cartelismo, diseño, pequeñas esculturas y películas, obteniendo notable éxito en todo ello, aunque es más recordado como fotógrafo. Fue uno de los creadores de una nueva corriente artística llamada “constructivismo ruso”.
Rodchenko indagó nuevas formas estilísticas, pasando a lo largo de su vida por muchas y muy diferentes etapas artísticas.
Cuando Rodchenko era pintor frecuentó círculos futuristas, lo que influyó en sus primeras fotos. Añadió a ellas una gran carga de análisis y objetividad, en busca de un arte racional, ligado a la industria y desapegado de la tradición. Un arte objetivo, impersonal.
Otra de las influencias que recoge Rodchenko al principio es la de los fotomontajes que empiezan a llegar, procedentes de las vanguardias europeas. Se trata de un nuevo lenguaje que le atrae enormemente, y será la vía que le lleve a la fotografía. Al principio realiza collages con fotos de otros, pero pronto empieza a realizar las suyas propias para los fotomontajes. En 1924 empieza a tomar fotos.
Surge el auge del diseño de carteles, anuncios de estilo capitalista con ideales revolucionarios que venden el comunismo como un producto más del estado. Es también el inicio de la fotografía de propaganda soviética. Rodchenko se suma a la idea, y junto a Mayakovsky, funda la empresa “Mayakovsky-Rodchenko constructores de anuncios”.
En 1928, en base de la corriente experimentalista que sigue Rodchenko, empezará a soportar las críticas que lo acusan de plagiar el estilo de los europeos imperialistas. El ambiente fotográfico con que se encuentra Rodchenko es el del pictorialismo.
El pictorialismo ruso, será duramente criticado desde las instituciones comunistas, a las que pertenece Rodchenko, considerando que ese estilo ensalza los valores burgueses, idea opuesta a la de colectivización agraria. Las fotos de Rodchenko, y las de sus compañeros de vanguardia, serán totalmente opuestas, no sólo estéticamente sino desde sus concepciones y pretensiones, despreciando el arte antiguo, y dándole más valor a la técnica. Como resultado, la temática de sus fotografías era cada vez más industrial.
 
  
En sus obras fotográficas de esta época, totalmente constructivistas, abundaban las líneas diagonales, la inclinación y los puntos de vista cenital y nadir. Esto era posible gracias a la disminución del tamaño de las cámaras. Rodchenko utilizaba una Leica.
   
Tras esta etapa de experimentar, Rodchenko profundizó en el retrato con un afán analítico y documental, encuadrando la cabeza de las personas y poco más. A su vez también realizó fotografías icónicas.
Llegados a este punto, el estado estalinista censuró la fotografía constructivista, a Rodchenko no le queda más remedio que adaptarse como puede, y fue entonces cuando se centró de lleno en el fotomontaje y la fotografía de propaganda.
En 1933 se le prohíbe fotografiar sin un permiso. Sólo se le permite tomar retratos de su mujer y su hija, encargos de reportajes de propaganda, ciertas fotografías de deportes y una serie sobre el circo. En 1942 decidió dejar de fotografiar, cansado de las represiones que le eran impuestas.

 
 

Rodchenko aportó al lenguaje fotográfico una nueva mirada, llena de fuerza visual y dinamismo. Ayudó a liberar los encuadres y cimentó la idea de buscar lo inesperado en los objetos cotidianos

1 comentario:

  1. Que buenas fotos... Hay mucho que aprender en cada una de ellas

    ResponderEliminar